Nürbugring: 50 años después.

En esta sección podrás anunciar los diversos eventos realizados por los clubes de la marca, reuniones, exposiciones, juntadas, etc.
Responder
Avatar de Usuario
alejandromp71
Torino 380 WTC
Torino 380 WTC
Mensajes: 5300
Registrado: 22 Nov 2014, 06:30
Ubicación: - huerta grande. cordoba- argentina-
Contactar:

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por alejandromp71 » 14 Ago 2019, 09:13

Alta Gracia: arrancan los festejos de los “50 años del Torino y la Misión Argentina”
https://viapais.com.ar/alta-gracia/1203 ... argentina/
Las entradas son gratuitas, con cupos limitados, y se podrán retirar a partir de este martes 13 de agosto en el Cine Teatro Monumental Sierras.

La ciudad de Alta Gracia se prepara para el gran festejo de los “50 años del Torino y la Misión Argentina”, que tendrá su inicio este jueves 15 de agosto a las 13 horas en el Cine Teatro Monumental Sierras. El evento contará con la participación de autoridades y también invitados especiales.

Además se llevará a cabo la presentación del libro “Las 84 horas de Nürburgring” de Martín Glas, y se proyectará el documental “Misión Argentina” con la presencia de su director, Adrián Jaime.

Las entradas para la apertura de los festejos son gratuitas y limitadas. Las mismas se podrán retirar a partir de este martes de 8 a 20 horas en la boletería del Cine Teatro Monumental Sierras.

Cronograma de actividades.

Mirá también: Alta Gracia: se presentó oficialmente el homenaje por los 50 años de la Misión Argentina en Nürburgring
Alta Gracia: se presentó oficialmente el homenaje por los 50 años de la Misión Argentina en Nürburgring
Esta mañana se desarrolló la presentación del cronograma de actividades programadas para el festejo de la hazaña de los Torinos.
https://viapais.com.ar/alta-gracia/1189 ... rburgring/

Esta mañana se desarrolló la presentación del cronograma de actividades programadas para el festejo de la hazaña de los Torinos.
La gesta de Torino y la Misión Argentina en Nürburgring recibirá el homenaje al cumplirse los 50 años en Alta Gracia.

Esta mañana se presentó cómo será el festejo y las actividades programadas para celebrar los 50 años de la hazaña deportiva que emocionó al País y sorprendió al mundo entero.En el acto estuvo presente el Intendente Municipal Facundo Torres, el Ministro de Industria Comercio Minería Roberto Avalle, el Secretario de Comercio de la provincia Víctor Lutri, el Presidente de la Agencia Córdoba Deportes Medardo Ligorria, y miembros de la empresa Oreste Berta.Las actividades están programadas entre los días 15 y 18 de agosto. Se recordará a los Torinos que fueron construidos en Córdoba en las 84 horas de Nürburgring en Alemania en el año 1969.
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Alejandro-----gr 80
ImagenImagenImagenImagenImagen
alejandromp71@hotmail.com
Avatar de Usuario
Christian 380W
Torino TSX con RBC
Torino TSX con RBC
Mensajes: 1354
Registrado: 13 Ago 2015, 08:18

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por Christian 380W » 14 Ago 2019, 18:44

Imagen

Enviado desde mi SM-J600G mediante Tapatalk

Imagen
TORINO: Hijo de nadie, Padre de muchos. (Carlos Lobbosco)
Avatar de Usuario
alejandromp71
Torino 380 WTC
Torino 380 WTC
Mensajes: 5300
Registrado: 22 Nov 2014, 06:30
Ubicación: - huerta grande. cordoba- argentina-
Contactar:

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por alejandromp71 » 15 Ago 2019, 08:07

seguramente se estarán los :torino :toroletra formando las caravanas rumbo a la fortaleza!!! ;)
Alejandro-----gr 80
ImagenImagenImagenImagenImagen
alejandromp71@hotmail.com
Avatar de Usuario
alejandromp71
Torino 380 WTC
Torino 380 WTC
Mensajes: 5300
Registrado: 22 Nov 2014, 06:30
Ubicación: - huerta grande. cordoba- argentina-
Contactar:

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por alejandromp71 » 15 Ago 2019, 08:30

El día que el Torino "voló" en la pista más famosa de Alemania
https://www.clarin.com/autos/dia-torino ... 325Ka.html

A medio siglo de las 84 Horas de Nürburgring, la carrera en donde el auto argentino sorprendió al mundo con su performance, Oreste Berta, director de aquel equipo, recuerda la epopeya.
“Evidentemente yo he vivido Nürburgring de una manera muy diferente que todos los demás. Muy diferente”.

Con esa frase arranca la charla Oreste Berta, director de aquel equipo que hace 50 años llevó al Torino a Alemania a competir contra marcas europeas y una japonesa.Entre la noche del martes 19 de agosto de 1969 (ya madrugada del día 20, en Alemania) y el sábado 23, se escribió la página más gloriosa de la industria e ingeniería automotriz argentina.

Un equipo que superó cualquier grieta. Era un Dream Team que estaba compuesto por lo mejor que tenía la Argentina automovilísticamente hablando: los mejores pilotos, los mejores técnicos, los mejores mecánicos y tres ejemplares de un auto que demostró vanguardia mundial.

Y todo liderado por Juan Manuel Fangio.
Todo junto mancomunó a un grupo de argentinos profesionales del automóvil, pero que viajó solo con los viáticos cubiertos; apoyado por empresas argentinas y que compitió con máquinas desarrolladas en Argentina.

Solo esas razones explican por qué, en un país en el que para muchos no sirve salir segundo, se sigue recordando como una epopeya una actuación que, sanciones mediante, dejó al auto argentino en el cuarto lugar de la general.

Fueron tres los Torino que corrieron. El número 1, pilotado por Rubén Luis Di Palma, Oscar “Cacho” Fangio y Carmelo Galbato; el número 2, por Gastón Perkins, Eduardo Rodríguez Canedo y Jorge Cupeiro; y el número 3, el único que finalizó la Maratón de la Ruta, por Eduardo Copello, Oscar Mauricio “Cacho” Franco y Alberto Rodríguez Larreta, más conocido como Larry.
Lo realizado en Alemania se vivió como si la Selección argentina hubiera ganado un Mundial de fútbol. Con un país que estuvo pendiente gracias a un operativo radial que involucró a una delegación de 18 periodistas que transmitían en micros de 5 minutos de duración durante cada hora del día y comunicaciones habituales de una hora y media de duración en los tres días y medio que duró la competencia.
La expectativa era tan grande que todos sabían qué pasaba con los Torino en tierras alemanas. Los operarios de fábricas de autos de otras marcas pidieron que se coloquen parlantes en las líneas de montaje y la gente estaba más atenta que lo habitual a los informes.

El constructor argentino hoy radicado en Italia Horacio Pagani, recuerda que durante los días de la carrera, cuando estaba en el secundario, “cada tanto le pedía permiso a la maestra para ir al baño, pero en realidad era para ir a escuchar en mi radio Spica chiquita cómo iba la carrera”.

La cuna de esa epopeya fue Córdoba, lugar en donde se fabricaba el Torino y en donde fue preparado para la competencia.
Y si bien Fangio era la cabeza visible del equipo, quien vivió esas 84 horas como nadie fue Oreste Berta: “La mayoría del grupo que fue a Alemania, yo diría 9 de cada 10, nunca había estado en Europa. Para ellos era una experiencia nueva, todo maravilloso…” recuerda en su Fortaleza de Alta Gracia junto a Clarín.

- ¿Y para usted cómo fue?

- Yo estaba lidiando con pilotos, técnicos y mecánicos, con los cuales tenía con algunos una relación muy cercana, porque eran o habían sido pilotos o mecánicos míos. Pero había otros que habían sido siempre rivales nuestros en la Argentina. Entonces poner todo eso para que anduviera sobre rieles no fue fácil.

- ¿Cómo se gestó la Misión Argentina a Nürburgring?

- El primer viaje que hice con Fangio a Europa fue en 1967. Estuvimos veintipico de días recorriendo y viendo los circuitos. Ahí fue cuando se empezó a entusiasmar conmigo y me enseñó a manejar en las pistas. Y entre todos los que visitamos conocimos Nürburgring, lo habíamos hecho con un Torino que había mandado la fábrica para pasearlo por Europa. Me acuerdo que Juan dijo ¡Uy, qué lindo sería venir a correr acá! Pero no fue más que una expresión de deseo. La fábrica, en realidad, estaba interesada en correr el Rally de Montecarlo. Fuimos a probar y ahí reconocimos que el Torino no podía andar en circuitos helados y tan ajustados como eran esos caminos de montaña. No se podía correr ahí.

- ¿Cuándo y cómo lo conoce a Fangio?

- Primero conocí en una carrera de TC en Buenos Aires a Oscar Gálvez, rival y amigo de Fangio, con quien surgió una amistad. Y al poco tiempo después apareció Juan. Era divertidísimo porque vivían cargándose entre los dos, pero con una gran amistad de por medio. Debe haber sido en 1965.

- Muy poco tiempo después lo invita a viajar a Europa.

- Sí. A mediados de 1967 me llama y me dice: “Me voy a Europa, venite conmigo”. Yo no podía. En ese momento era empleado de IKA, estábamos empezando a correr con los Torino en el TC haciendo un auto nuevo. Hasta que me llama el presidente de la compañía, James McLoud, y me dice: “¡Oreste, no te vas a perder el viaje con Fangio, eh!”. Yo le expliqué en todo lo que estaba trabajando en ese momento y me dijo que “es más importante que te vayas a Europa con Juan a que termines los Torino”.

- ¿Qué tenía el Torino que lo hacía tan bueno?

- Es difícil decir qué era. Pero creo que en el tiempo en que se hizo el Torino, había una serie de empleados de la fábrica, entre los que me incluyo, que teníamos ganas de ir adelante, de hacer cosas y no había muros o paredes que nos pararan. Y la verdad es que los americanos estaban siempre dispuestos a los que tenían iniciativas. Así se formó un grupo de jóvenes ingenieros que cada uno tomaba una parte del auto y con muchísima libertad, por no decir el 100% de libertad, la podía desarrollar. Entonces se fue haciendo un auto que tenía un montón de cosas al último nivel. Lamentablemente también faltaba un poco de experiencia, entonces cuando el Torino salió a la calle, al principio, tuvo una cantidad de problemitas, que no eran grandes, eran problemitas. Que se fueron arreglando con la gran organización que había en la fábrica. Cuando fuimos con Juan a Europa, que llevamos el Torino, yo decía era un auto que podía competir con un Mercedes-Benz a un nivel muy similar.
- ¿Era tan avanzado técnicamente?

- Tenía una performance muy pero muy interesante. Lo llevamos a Mercedes-Benz, en Alemania. Fangio era parte de Mercedes pero tenía el Torino en el corazón. Lo llevamos para que lo vieran y que lo probaran. Y los ingenieros de Mercedes quedaron sorprendidos con el auto. Hacíamos intercambio: a mí me dejaban manejar los Mercedes y yo les dejaba probar el Torino (risas).

- ¿Cuándo se toma la decisión de ir a Nürburgring?

- Después del primer viaje volvimos a ir en 1968, en otro viaje que hizo Juan y me volvió a invitar. Después fui con Carlos Lobbosco, que era el gerente de competición de IKA-Renault. Y fue ahí que decidimos ir a convencer a los franceses, ya al mando de la empresa, para ir a Nürburgring luego de declinar por Montecarlo. Lobbosco fue para Francia, porque tenía que conversarlo en Europa. Y ellos dijeron que no, que no les interesaba.

- ¿El proyecto quedó parado?

- Un poco. Pero un día Lobbosco le dice a Fangio que creía que estaba en condiciones de mover el mercado buscando interesados en patrocinarnos para ir a correr. Y ahí fue cuando Juan le dijo que usara su nombre para ir a pedir cosas a ver qué respuestas daban. Si las respuestas son positivas le damos para adelante. Y así fue.

- ¿Se prendieron rápido en el proyecto?

- A cada lugar que iba y mencionaba que Fangio estaba en el medio, decían que sí. Pero ahí Fangio puso algunas reglas. El dinero necesario para llevarlo adelante tenía que ser puesto por empresas argentinas y que todas figuraran de la misma manera. Porque entonces así iba a ser una Misión Argentina. En ese momento salió el Gobierno de (Juan Carlos) Onganía para ayudar, pero ayudar a lo grande, y Juan le dijo: “Ustedes pongan lo que quieran pero van a tener la misma participación que los demás”. Así se hizo.
- Cuando se armó el equipo, ¿fueron a buscar a los mejores para esa Misión Argentina?

- Todo se hizo teniendo que fueran aptos para hacer el trabajo y que representara diferentes sectores. No que fueran todos mecánicos míos o pilotos que estaban conmigo, sino que fueran pilotos de diferentes equipos que representaran a las distintas marcas. Una de las cosas más fantásticas que ocurrieron fue lograr cada engranaje funcionara.

- ¿Nunca se salió nada de curso?

- Muy pocas veces. Pero cuando pasaba eso, estaba la palabra de Fangio… Juan abría la boca y se terminaba el tema, porque antes de que alguien hiciera algo él ya sabía que lo iba a hacer. Cuando pasaba algo él ya sabía que había pasado. Para mi tenía transmisión de pensamiento. Y el respeto del mundo hacia Fangio era una cosa que no se podía creer. A mí me abrió las puertas del mundo. En Europa era Dios. En Argentina, por supuesto, era “solo un buen piloto”.

- ¿Lo extraña?

- Y es que a mí me ayudó muchísimo. Me ayudó en dos sentidos muy importantes. En uno en abrirme las puertas en todos lados. Pero lo más importarte fueron las lecciones de vida que me daba. Enseñarme cómo es la vida, con qué te vas a encontrar, cómo superar los inconvenientes, cómo pelearla para ir hacia delante… para mí fue un segundo padre.

- Volvamos a Nürburgring, ¿A qué era a lo que más le temían antes de la carrera?

- En principio a nada. No pensábamos que nos íbamos a encontrar con muchos problemas. El tema fue que cuando llamamos a un técnico de la FIA para que revisara el auto, no estábamos seguros si habíamos hecho bien el auto. Aparte de eso, en el transcurso entre que tuvimos el reglamento y armamos el auto, el reglamento había cambiado, entonces había una serie de puntos importantes que se podían modificar y los estábamos despreciando. Urgente llamamos a la Argentina para que nos fabriquen distintas piezas y así modificar los autos de acuerdo a los nuevos parámetros.

- ¿Cómo fueron esos días previos a la carrera para usted?

- Para mí fue realmente durísimo. Nunca creí que iba a tener tanto trabajo. Por un lado, hacer funcionar todo el equipo y por el otro, las modificaciones de los autos. Pero, además, originalmente habíamos previsto que los pilotos fueran los que hicieran una buena parte de las pruebas de vida del auto y yo me iba a encargar de la puesta a punto preliminar. Pero Fangio no quiso saber nada que fueran los pilotos los que hicieran las pruebas de vida y que las hiciera yo. Así que hice toda la puesta a punto y después todas las pruebas de vida. Eso durante dos semanas es bastante duro. Y durante las pruebas me pasaron otras cosas. Por ejemplo, yo me negaba a manejar de noche, pero Juan me mandó a probar de noche para saber la sensación que yo tenía y cómo hacer para que el auto sea más fácil de manejar de noche. Y después cuando llovió, me mandó a probar con lluvia. Yo en mi vida había probado un auto de carreras en la lluvia. Y ese año llovió mucho.
- ¿Esas circunstancias cambiaron en algo los objetivos principales con los que fueron?

- No, para nada. Con las pruebas que yo estaba haciendo, con un auto para correr 84 horas, estábamos mejorando el récord del circuito. Empezamos a pensar que podíamos ganar la carrera. Y eso te empieza a trabajar la cabeza. Manejando yo había bajado dos segundos el récord del circuito, hecho previamente por un BMW preparado para una carrera de 200 o 400 kilómetros.

- ¿Cómo fue el recibimiento de los otros equipos?

- Exageradamente bien. Todos venían a ver a preguntar a curiosear. Vinieron los de Mercedes-Benz, los de Bosch, los representantes de las marcas de cubiertas a ver qué íbamos a usar y cómo nos podían ayudar. Claro, querían ayudar al equipo de Fangio.
- ¿Cómo recuerda el inicio de la carrera?

- Todo se iba haciendo de manera normal. El tema fue cuando empezaron los cambios climáticos y comenzó la lluvia, que estaba fuera de programa. Estaban previstas unas lluviecitas, pero después llovió dos días seguidos. Se puso mucho más complicado de lo que pensábamos. Además, yo estuve adentro del box sin moverme, 84 horas ahí. Solo salía cuando iba al baño, que había uno justo atrás. Me traían de comer y dormía en el piso, en una carpita. Llega un momento en que uno es un autómata, ya no sabe ni lo que hace.

- ¿Cuánto durmió en esas 84 horas?

- No sé. Dormía cuando había huecos entre que paraba un auto y el otro. Ahí aprovechaba y me tiraba un ratito. Y cuando las paradas eran bastantes seguidas, con diferencias de hasta 45 minutos, me dormía sentado en una silla. Para mí fue muy, muy duro.

- ¿Qué sintió cuando abandona el primer Torino, el número 2?

- Cuando se pierde el primer Torino, no me voy a olvidar, había pasado delante de los boxes muy jugado. Con Juan nos miramos y dijimos “este se pega”. Y no alcanzó a terminar la vuelta. Porque pasó en el límite del tiempo de vuelta. Si uno superaba cierto tiempo de vuelta, quedaba descalificado. Cupeiro venía en el límite y no le podía hacer señas de que anduviera más despacio porque lo descalificaban. Y se pegó.

- Pero seguían confiando en el auto…

- Sí, pero después el otro auto que venía haciendo bien su carrera, con (Rubén Luis) Di Palma, “Cacho” Fangio y Gastón (Perkins), que había reemplazado a Carmelo Galbato. Venían en su ritmo, pero cuando venía manejando Di Palma, se quedó sin luces y “sonó” el segundo auto. Y ahí quedamos con uno solo.

- ¿A partir de ahí cuál fue la sensación en el box?

- Seguíamos con el entusiasmo de ir a pelear ahí adelante.

- ¿La estrategia de carrera la habían planificado con Fangio?

- Sí, sí. Aunque en algunas casi le hago una trastada.
- ¿Cuál?

- En un momento, cuando nos quedaba un solo auto en carrera, pensando que podíamos ir a un ritmo de dos minutos más rápido de lo que estábamos girando por vuelta, yo me puse de acuerdo con los pilotos para hacer ese ritmo y hacerle creer a Fangio que estábamos andando más despacio. Juan estaba sentado en una reposera y yo mandaba a que le enseñaran a Copello que anduviera tranquilo y el tiempo de vuelta estaba haciendo. Pero por otro lado del box, tenía otro mecánico que le mostraba para que anduviera más rápido. Y yo me creí que lo engañaba a Fangio. Anduvimos un rato así, hasta que Juan me hace señas con la mano llamándome y me dice: “Hermano, te estás equivocando”. No me voy a olvidar nunca. “¿No te parece mejor salir en la posición en la que estamos que correr el riesgo de no llegar?”. Tenés razón, le dije.

- ¿Qué recuerda del final de la carrera?

- No recuerdo nada. Como terminó, me di vuelta y me fui a mi habitación a dormir. Me fui a dormir al mediodía de un día y me despertó Juan al mediodía del otro. Más de 24 horas durmiendo. No sé nada de lo que pasó después.

- Pero sabía que en Argentina había una gran expectativa con la carrera

- Sí, yo escuchaba a los periodistas gritando y contando cómo iba la carrera. Pero la verdad es que no le prestaba mucha atención. Y de ahí en adelante no supe más nada, porque terminada la carrera fuimos a Mercedes-Benz porque yo quería manejar uno de los autos de Fórmula 1 con los que había corrido Juan.
- ¿Por qué cree que se termina recordando un cuarto puesto casi como una victoria en un país que a veces parece que salir segundo no sirve?

- (Risas) El que sale segundo acá no sirve para nada… Sino que lo diga (Carlos) Reutemann. Creo que fue muy importante para los argentinos por la manera en que lo hizo Fangio, una Misión Argentina. Intervenían todos los argentinos. Todo el país lo tomó como algo propio. El Torino llegó atrás pero punteó cuántas horas de la carrera. Y llegó atrás por una penalización. Usted sabe cómo es la gente, le busca la vuelta a las cosas para que sea más a gusto.

- ¿Por qué no hubo otra Misión Argentina?

- Cuando me despertó Fangio al día siguiente de terminar la carrera y salimos para ir a Stuttgart, a Mercedes-Benz, me decía: “Bueno, hermano, el año que viene ganamos acá”. Yo le dije: “Juan, buscate a otro. A mí con una vez me basta y me sobra”. Personalmente fue un esfuerzo y un sacrificio muy muy grande. Y no estaba dispuesto a hacerlo otra vez. Juan me dijo que con otro no lo iba a hacer. Así que ahí quedó.

- ¿Es el Torino el ícono de la industria automotriz nacional?

- Estoy seguro que sí. Sin dudas en ese momento era el auto más avanzado de todos.
- ¿Cómo ve hoy la industria nacional?

- La veo en este momento a la espera de qué es lo que pase con el país. Si el país se mueve en una dirección o se mueve en otra, hay muchas empresas decididas en invertir en Argentina. Pero todo depende de lo que pase después de las elecciones.

- ¿Hoy hay lugar para innovar como en la época del Torino?

- Creo que hay mucha gente en este país que sabe cómo enfrentar los problemas día a día. Cómo esquivarlos. Mucha gente, entre la que me incluyo, hemos estudiado muchísimo, más de lo que es el estándar mundial. En nuestra rama hay muchas personas que no son ingenieros pero que han estudiado muchísimo y los siguen haciendo y usan la última tecnología, que no se lo ves a otros ingenieros que están trabajando en otros lugares. Como yo, hay una cantidad de jóvenes que estudian, que leen, que buscan en el mundo. Y ahora es más fácil que antes. El que tiene entusiasmo puede ir adelante.

video!

https://api.vodgc.net/player/v2/embed/p ... 646,780640
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Alejandro-----gr 80
ImagenImagenImagenImagenImagen
alejandromp71@hotmail.com
Avatar de Usuario
Christian 380W
Torino TSX con RBC
Torino TSX con RBC
Mensajes: 1354
Registrado: 13 Ago 2015, 08:18

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por Christian 380W » 15 Ago 2019, 11:53

Dejo una foto inedita de la epoca, por lo menos para mi

Imagen
Imagen
TORINO: Hijo de nadie, Padre de muchos. (Carlos Lobbosco)
Avatar de Usuario
alejandromp71
Torino 380 WTC
Torino 380 WTC
Mensajes: 5300
Registrado: 22 Nov 2014, 06:30
Ubicación: - huerta grande. cordoba- argentina-
Contactar:

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por alejandromp71 » 16 Ago 2019, 08:59

Festejos en Córdoba
A 50 años de la hazaña de Nürburgring, más de 500 Torino invaden Alta Gracia
Desde hoy y hasta el domingo, los fanáticos se concentrarán en “La Fortaleza”, donde habrá actividades y una enorme caravana.
https://www.clarin.com/autos/50-anos-ha ... FoauV.html

Para los fierreros y los fanáticos del Torino es el evento del año. Por eso desde hoy y hasta el domingo, todos estarán presentes para celebrar una de las grandes hazañas del automovilismo argentino: los 50 años de la Misión Argentina en Nürburgring.
Y qué mejor lugar para hacerlo que Alta Gracia, Córdoba, donde Oreste Berta, padre del Torino, tiene su búnker conocido como "La Fortaleza". Allí, los tres Torino que en 1969 corrieron en las 84 Horas de Nürburgring aguardan la llegada de un poco más de 500 unidades que llegarán de todo el país. Y podrían haber sido muchos más, pero se limitó el cupo por cuestiones de organización.

El evento, que durará 84 horas y será cubierto por la TV Pública, comienza con películas alusivas y charlas relacionadas para estudiantes secundarios y otros interesados en el reinaugurado cine-teatro Monumental de Alta Gracia, con invitación especial a ex grandes pilotos de Córdoba.El viernes 16, la actividad comenzará a las 9.45 con la visita a la planta Renault de Santa Isabel, visita a Experimental y fotos donde comenzó la historia hace 50 años.

El evento principal se iniciará en la mañana del sábado 17 cuando los Torino y sus tripulaciones lleguen desde distintos puntos del país a “La Fortaleza” en Alta Gracia.La actividad comenzará a las 9 de la mañana con visitas al taller, solo para los participantes con Torino. Al mediodía, se iniciará "La caravana de Torino" hasta el Monumento al General San Martín, en Alta Gracia y regreso a “La Fortaleza” (9 km ida y vuelta).

De regreso, el homenaje se concentrará en “La Fortaleza”, con la “Feria Torino”, con stands de productos relacionados (pinturas, esculturas, libros, remeras, autos a escala, repuestos de Torino, etc), simuladores (con el Torino en el viejo trazado de Nürburgring), food-trucks con variadas comidas, y fundamentalmente charlas con los integrantes de "La Misión”: Oreste Berta, los pilotos Oscar M. Franco, y “Cacho” Fangio, Carlos Lobbosco (ex coordinador de IKA Renault) y los mecánicos Henzo Comari, Alberto Cordero, Fernando Huertas y Ángel Andreu. Mientras que el domingo 18, a las 9 hs., comenzará el ingreso de los Torino a “La Fortaleza”, (en cuya explanada estarán los 3 autos originales que corrieron en Nürburgring).

Allí se realizará la fiesta central con la participación de los ex pilotos, mecánicos, allegados, invitados especiales, autoridades, y las tripulaciones de los Torino. El evento es libre y gratuito.

Toda la información relacionada con el evento podrá encontrarse en el sitio www.misionargentina50.wixsite.com/torino
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Alejandro-----gr 80
ImagenImagenImagenImagenImagen
alejandromp71@hotmail.com
Avatar de Usuario
alejandromp71
Torino 380 WTC
Torino 380 WTC
Mensajes: 5300
Registrado: 22 Nov 2014, 06:30
Ubicación: - huerta grande. cordoba- argentina-
Contactar:

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por alejandromp71 » 16 Ago 2019, 09:21

A 50 años de aquella hazaña de los Torino
https://www.cba24n.com.ar/a-50-anos-de- ... os-torino/



Una misión argentina liderada por Juan Manuel Fangio y Oreste Berta puso en las 84 horas de Nurburgring a tres autos de fabricación nacional

Fue una gesta que en aquel tiempo paralizó al país. Ocurrió entre el 19 de agosto de 1969 y el 23 del mismo mes. Fueron 84 horas en el circuito de Nurburgring, Alemania, que acapararon la atención de los argentinos, más allá de su gusto por el automovilismo. ¿Qué sucedió? Tres autos marca Torino, de neta producción nacional, generados por la idoneidad y la pujanza de varios ingenieros encabezados por Oreste Berta, en la fábrica que IKA-Renault ya tenía en barrio Santa Isabel, compitieron con los mejores autos del planeta.

Las 84 horas de Nurburgring, como toda prueba de largo aliento, ponía en consideración la fortaleza y eficiencia de los productos de las grandes marcas automovilísticas de la orbe. Juan Manuel Fangio, por entonces en reposo luego de sus cinco títulos mundiales en la Fórmula Uno, atizó a Oreste Berta, el ingeniero ilustre de Alta Gracia.

El emprendimiento no tardó en prender en distintos patrocinadores, entre quienes figuró el Estado Nacional, cuando al país lo gobernaba el teniente general Juan Carlos Onganía. Fangio no otorgó prioridades a nadie en materia de figuración. Diseñó el proyecto junto a Berta sabiendo de su prestigio en el mundo y al potencial que tenía para ofrecer.

“Cuando llegaron los Torinos a Europa, en toda la prensa de Francia, Alemania e Inglaterra, no eran los Torino de Renault, sino que eran los Torino de Juan Manuel Fangio. Así eran los editoriales”, reconstruye en el documental Torino, Carlos Lobessco, quien se encargaba de las relaciones de competición de IKA-Renault, según el diario Infobae.

Lo cierto es que tres Torino salieron a la pista el 19 de agosto de hace 50 años. Según Oreste Berta se incorporaron pilotos de todas las marcas que competían en Argentina. Así el Torino número 1 fue piloteado por Rubén Luis Di Palma, Oscar “Cacho” Fangio y Carmelo Galbato. El Torino número 2 por Gastón Perkins, Eduardo Rodríguez Canedo y Jorge Cupeiro y el número 3 por Eduardo Copello, Oscar Franco y Alberto Rodríguez Larreta (Larry).

Antes de la carrera, por decisión del mismo Fangio, Oreste Berta probó el auto en el circuito y en todas las circunstanciales climáticas y en distintas horas del día. “El Mago de Alta Gracia” cuenta las peripecias de las tres máquinas, dos de las cuales y por distintos motivos tuvieron que desertar. Sólo quedó uno, el de Copello,Franco y “Larry”, que a falta de cuatro horas para finalizar la competencia peleaba el liderazgo palmo a palmo con un Lancia y un Mazda.

Distintas penalizaciones lo dejaron en el cuarto lugar, a pesar de haber sido el auto que más vueltas (334) dio al circuito. Fue la primera experiencia de una máquina de competición argentina en Europa, algo que no se repetiría más. Según Berta, Fangio le insinuó un segundo intento, pero su respuesta no pudo complacerlo.

El cuarto lugar tuvo el valor simbólico de un triunfo para los argentinos. Una gran comitiva periodística estuvo presente en el lugar de los hechos relatando en detalle durante toda la prueba lo que ofrecía la industria nacional, en aquel entonces pujante e innovadora. Fangio fue el líder; Berta fue la inteligencia; nueve pilotos fueron la sagacidad y la capacidad para manejar un auto que aún hoy es recordado por aquella hermosa aventura.
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Alejandro-----gr 80
ImagenImagenImagenImagenImagen
alejandromp71@hotmail.com
Avatar de Usuario
alejandromp71
Torino 380 WTC
Torino 380 WTC
Mensajes: 5300
Registrado: 22 Nov 2014, 06:30
Ubicación: - huerta grande. cordoba- argentina-
Contactar:

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por alejandromp71 » 16 Ago 2019, 09:23

alejandromp71 escribió:
09 Ago 2019, 07:58
Transmisión por la TV Pública, el Canal 7 de Buenos Aires

La Televisión Pública y el Sistema Federal de Medios de la Presidencia anunció que cubrirá los distintos homenajes en Alta Gracia del 15 al 18 de agosto próximo. Un móvil de LS82 Canal 7 de Buenos Aires emitirá flashes en vivo durante los 4 días y se grabará todo lo que allí ocurra para un Programa Especial que se emitirá el viernes 23 de agosto a las 23.00 horas.
La TV Pública emitirá el homenaje al Torino en Alta Gracia
Será el sábado y el domingo, por los 50 años de la Misión Argentina en Nürburgring.
https://viapais.com.ar/cordoba/1207734- ... ta-gracia/

Desde Alta Gracia a todo el país, la TV Pública emitirá programas especiales para retratar la Gran Caravana de Torino para recordar los 50 años de la Misión Argentina en Nürburgring.

Estos envíos se verán este sábado 17 de agosto a las 12 y domingo 18, con flashes de 11 a 14.30, con imágenes del homenaje que se realizará en la Fortaleza de Oreste Berta en Alta Gracia, para recordar los 50 años de la hazaña deportiva de los pilotos argentinos que participaron en Las 84 Horas de Nürburgring.

La Caravana partirá desde La Fortaleza de Oreste Berta hasta el Monumento a San Martín y desde allí hasta el Polideportivo de la Ciudad Cordobesa. Además del recorrido por la ciudad, se podrán ver los talleres de Berta.

En 1969, gracias al trabajo de pilotos y mecánicos argentinos dirigidos por Juan Manuel Fangio, se prepararon cuatro Torino Coupé para correr en Alemania Las 84 horas de Nüburgring, la Maratón de la Ruta.

Todo el trabajo fue realizado en una planta que Industrias Káiser Argentina tenía en Santa Isabel, cerca de la ciudad de Córdoba, con el joven Oreste Berta a cargo de la preparación del motor y el diseñador Heriberto Pronello para acondicionar la carrocería del modelo de calle.

El Torino Coupé 380 era la última gema de la industria automotriz nacional. La puesta a punto demandó seis meses y en el armado se utilizaron casi en su totalidad piezas íntegramente fabricadas en el país.

El auto número uno lo condujeron Luis Di Palma, Carmelo Galbato y Oscar Fangio; el 2, Eduardo Rodríguez Canedo, Jorge Cupeiro y Gastón Perkins; y el 3, Eduardo Copello, Oscar Franco y Alberto Rodríguez Larry Larreta.
Alejandro-----gr 80
ImagenImagenImagenImagenImagen
alejandromp71@hotmail.com
Avatar de Usuario
alejandromp71
Torino 380 WTC
Torino 380 WTC
Mensajes: 5300
Registrado: 22 Nov 2014, 06:30
Ubicación: - huerta grande. cordoba- argentina-
Contactar:

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por alejandromp71 » 17 Ago 2019, 08:46

A 50 años de la hazaña de los Torinos, el gran orgullo argentino
https://tn.com.ar/opinion/50-anos-de-la ... ino_987082
Columnista invitado (*) | Imposible no admirar sus líneas y su interior: las butacas de cuero, su tablero de madera y su instrumental completo y deportivo. Cómo no destacar esa palanca de cambios “cortita” y su bocha de madera lustrada.
"Uhhhhhmirá! Da 240!" O "Mireeeeen, un Torino!". Esos eran los gritos clásicos de aquellos chicos que veían pasar esa máquina de ensueño. Con el tiempo, esas vocecitas, se pusieron más graves, pero los ojos y la locura al verlo siguen siendo los mismos. Esos chiquitos somos nosotros, los que en su mayoría peinamos canas, y han pasado muchas cosas por nuestras vidas, pero ahí sigue firme nuestra pasión por el Torino.

Algunos, los que no lo disfrutamos de chicos, hoy podemos darnos el gusto de manejarlo. Otros aún lo conservan de sus padres. Los que sí son jovencitos hoy quizás lo adquirieron como su primer auto y a pulmón y disfrutan del poder de este Toro de las Pampas.

En una época donde no había que acercarse al auto para saber de qué se trataba, donde los colores le daban alegría a la ciudad, hoy casi monocromática, era imposible confundir un vehículo con otro, y entre tanta variedad había un auto que brillaba, que imponía respeto antes de que llegara, porque ya a unas cuadras, por el sonido, uno sabía que “venía un Torino”. Un sonido único, particular, original, deportivo cien por cien.

Ese auto, nuestro orgullo nacional, había sido concebido así, deportivo de nacimiento, y fue el gran Juan Manuel Fangio, quien insistió ante James McCloud, presidente de IKA en aquel entonces, para que fabricara un producto de carácter netamente deportivo y no un vehículo más que estuviese en el segmento del Falcon o del Chevrolet 400.Hay vasta y rica bibliografía para ilustrarnos acerca de la concepción, proceso y fabricación del Torino, solo voy a decir que el resultado fue maravilloso. No había, ni hubo nada igual en el mercado en aquel entonces. El Torino poseía la robustez de un auto americano, pero con el refinamiento del mejor Sport Turismo europeo. Y no es para menos, venía directo del tablero “de un tal Pininfarina”.

Imposible no quedarse en aquel entonces, y hoy también por supuesto, admirando sus líneas y, sobre todo, su interior, que nos lleva a encontrar muchas similitudes con la Ferrari 1966. Las butacas de cuero, luz de puerta interior, apoyabrazos, manijas, todas similares a la Ferrari, obviamente salida del mismo estudio italiano. Su tablero de madera, su instrumental completo, sencillo, de fácil lectura y deportivo, su volante de madera y aluminio con tres rayos y cómo no destacar esa palanca de cambios “cortita” y su bocha de madera lustrada. Estamos hablando del Torino señores, no de cualquier auto, y esos niños hoy adultos, lo saben.

Luego, vendría la historia de este ícono de nuestra industria, su incursión en el TC, junto al equipo IKA oficial, (la famosa CGT, de Copello Gradasi y Ternengo), donde el Torino entró para romper la hegemonía de Ford y Chevrolet, y a fuerza de victoria tras victoria, hasta hizo rever a la ACTC su reglamento ante lo que era una hegemonía del Toro. Fue así que limitaron su potencial casi condenándolo a un segundo y tercer plano, la única forma que tenían de pararlo.Cuentan aquellos que nos precedieron, que en 1969, el país se paralizó un par de días. Algunos dirán, pero no se jugó un Mundial!. No, señores. No se jugó el mundial de fútbol pero el sentimiento y la manera de vivirlo fue similar. Jugaba Argentina, o mejor dicho….corría! Los bares se llenaban de gente para escuchar la radio y hasta en los colegios los profesores “más gambas” le permitían escuchar la carrera a los chicos, que festejaban cada paso del Torino, como lo harían en el 78, años más tarde, con un gol de Kempes!

Tres Toros bravos, viajaron comandados por El Quintuple, El Mago de Alta Gracia, una selección de los mejores Pilotos de la época y un equipo de mecánicos, a la lejana Alemania. Al viejo, peligroso y complicado circuito de Nürburgring, e iban por la hazaña. Todos encolumnados detrás de la Celeste y Blanca, como único estandarte, a enfrentarse con las mejores marcas del mundo, para demostrar de qué eramos capaces los argentinos. Ahí, estaba un jovencísimo Luis Rubén Di Palma (luego referente indiscutido de la marca Torino) junto a Oscar Fangio, Carmelo Galbato, Eduardo Rodríguez Canedo, Jorge Cupeiro, Gastón Perkins, Larry Rodríguez Larreta, Eduardo Copello y el joven Oscar Mauricio Franco quien tuvo el honor de conducir esa última vuelta, recibir la bandera a cuadros y poder haber dicho: "Misión Cumplida: fuimos a ganar experiencia y terminó siendo una demostración”. Ni más ni menos.Las ventas se dispararon. El Torino gozó de un prestigio bien ganado y siguió haciendo historia. Los chicos fuimos creciendo y disfrutando de sus restyllings, de su nueva motorización, el famoso “Torino 7 bancadas!” que a muchos nos quitaba el sueño. La aparición del “Tablero de avión!”, por su diseño y, obviamente, ¿qué otro tablero podía llevar esta nave? Si hasta el slogan de “creado para ganar” ya había mutado en "la sensación de volar”.

Siempre fue el auto más caro, el de mayor deportividad, el único vehículo de fabricación nacional (en su versión GS) que superó real y efectivamente los 200km/hr, record que mantuvo por más de 40 años. ¿Algo más? ¿Cómo no enamorarse de él?

Pero, como todo en la vida, lo bueno tiene un final. En el año 1981, ante los problemas energéticos y la apertura de la importación, se decidió el fin de su fabricación.¿Que el Toro murió? ¿Que se extinguió? No, señor. ¡El Toro es nuestro orgullo, es nuestra bandera argentina, es patrimonio nacional, y está más vivo que nunca!!. Vive en cada Torino que aún circula por las calles, en el recuerdo de aquellos que lo tuvieron, en la sonrisa de cada uno que hoy tiene el placer de manejarlo y en el deseo de tenerlo de tantos que van por su sueño.

Señores, a 50 años de La Misión Argentina, brindo por el Torino, por nuestro Toro, por la industria nacional, por todos aquellos nombres que hicieron grande su nombre. Señores, salud, misión cumplida. ¡Y por muchos años más!

ver video!
https://api.vodgc.net/player/v2/embed/p ... ort_onecue


(*) Marcelo Di Leo es integrante del Club Torino Argentino (@clubtorinoargentino)

Alejandro-----gr 80
ImagenImagenImagenImagenImagen
alejandromp71@hotmail.com
Avatar de Usuario
alejandromp71
Torino 380 WTC
Torino 380 WTC
Mensajes: 5300
Registrado: 22 Nov 2014, 06:30
Ubicación: - huerta grande. cordoba- argentina-
Contactar:

Re: Nürbugring: 50 años después.

Mensaje por alejandromp71 » 17 Ago 2019, 08:54

Las anécdotas de los Torino en Nürburgring: pilotos que se escapaban de noche y una “carrerita” entre Fangio y Berta
https://tn.com.ar/autos/lo-ultimo/las-a ... 1#cxrecs_s
Además de complicaciones, la previa de la competencia tuvo momentos divertidos.

Este mes se cumple medio siglo desde que tres Torino y un seleccionado nacional de pilotos y mecánicos lograran sorprender al mundo del automovilismo. Las 84 Horas de Nürburgring de 1969 demostraron que, con esfuerzo y dedicación, el país podía estar bien arriba en las pistas.Aquel equipo fue dirigido nada menos que por Juan Manuel Fangio y Oreste Berta, y si bien el único auto que terminó la dura competencia fue sancionado y relegado al cuarto puesto en la general, el objetivo se cumplió. En el país se vivió con euforia. Desde ayer y hasta el domingo en Alta Gracia, provincia de Córdoba, hay múltiples homenajes a quienes formaron parte de esta aventura, que entre sus pilotos tuvo a Rubén Luis Di Palma, Oscar “Cacho” Fangio, Carmelo Galbato (Torino número 1), Gastón Perkins, Eduardo Rodríguez Canedo y Jorge Cupeiro (Torino número 2), Eduardo Copello, Oscar “Cacho” Franco y Alberto “Larry” Rodríguez Larreta (Torino número 3).

La competencia fue extenuante y llena de complicaciones, pero en los días previos hubo anécdotas divertidas. Algunas de ellas Berta las relató en su autobiografía Motores, autos y sueños, y aquí revivimos dos que involucran al gran Fangio, que era tan rápido dentro como fuera de la pista.

Berta señala que un día Fangio, siempre atento a la importancia del estado físico de los pilotos, le dijo preocupado que creía que algunos se escapaban por la noche. “Un piloto cansado hace macanas”, repetía el Quíntuple.Ante la sospecha, El Mago de Alta Gracia comenzó a observarlos detenidamente y después de la cena hizo un recorrido por las habitaciones. “Regresé para tranquilizarlo, diciendo que se equivocaba, que estaban tocando la guitarra y cantando en el cuarto de Gastón Perkins”, escribió.

Pero durante el desayuno, a la mañana siguiente, a Eduardo Rodríguez Canedo se le escapo una palabra que lo delató: “grandota”. Cuenta Berta: “En el night club de la zona, que habíamos visitado durante uno de nuestros viajes anteriores, la bailarina era una muy linda chica alemana pero verdaderamente enorme”.

Así ambos corroboraron que efectivamente algunos pilotos salían, y fue el propio Fangio quien tomó las medidas para que no se repita. La segunda anécdota es todavía más impensada que la primera, y fue cuando Fangio le propuso a Berta comprobar quién de los dos era más veloz en una vuelta al circuito alemán. “A mis 31 años puede que en algún momento el ego que los jóvenes tenemos haya pensado que podía correrle, y terminé aceptando”, escribió el Mago.

Minutos antes Berta lo había convencido a Fangio de que probara el Torino para saber su opinión. Fueron juntos en el auto y el Quíntuple -maestro de Nürburgring- aceleró en serio. Sin embargo, antes de completar la vuelta se detuvo para que nadie pudiera cronometrarla y compararla con la de los pilotos. En esa detención le propuso el “duelo” a su amigo.

¿Con qué autos lo correrían? En los boxes había unos Opel de seis cilindros que Berta no recuerda con qué pretexto consiguieron (no debe haber sido difícil para Fangio). Para disimular, salieron separados y se encontraron después de la segunda curva. Berta textual: “Lo seguí bien pegadito. Intenté varias veces pasarlo pero no pude. Al llegar al famoso Karussel, hice una mala maniobra y me sacó unos metros. Luego llegamos a un sector con tres curvas muy rápidas encadenadas, una de las cuales no se podía hacer a fondo, entonces titubeé y me sacó otro poco de distancia. Ingresamos en la parte final de nuestro recorrido todo a fondo y ya me había sacado otro poquito”.

El lugar pactado para terminar la picadita era un puente antes de llegar a boxes, para lógicamente evitar ser vistos haciendo tamaña locura. El Mago lo recuerda así: “Paré a su lado y me acerqué a su auto. No voy a olvidar lo que dijo: ‘¡Hermanito, vas rápido, pero todavía no sos Fangio!’”
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Alejandro-----gr 80
ImagenImagenImagenImagenImagen
alejandromp71@hotmail.com
Responder